Cambio Climático en Antioquia

Antioquia, ubicado en la zona andina y atravesado por las cordilleras Central y Occidental, está dividido en nueve (9) subregiones que comprenden 125 municipios (es el departamento de Colombia con mayor número de municipios), 238 corregimientos y 4 602 veredas (Anuario Estadístico de Antioquia, 2013).


El área total del Departamento alcanza los 63 512 Km2 (Anuario Estadístico de Antioquia, 2007), ocupando el sexto lugar a nivel nacional en extensión. Antioquia cuenta con una población de 6 456 299 personas (DANE, 2015), destacándose por ser el Departamento más poblado del país. La ruralidad en Antioquia es relevante, dado que casi una cuarta parte de su población, 1 358 241 personas (12,4% del total rural nacional), se encuentran en áreas rurales (UPRA, 2015). Lo anterior es muy importante en el manejo y uso del suelo, dado que gran parte de las emisiones de GEI en Antioquia están relacionadas con el cambio del paisaje natural, principalmente por la deforestación y el aumento de la frontera agropecuaria. Esto se puede evidenciar en las estadísticas nacionales, donde el Departamento encabeza la lista de cabezas de ganado; en 2016 contaba con 2 632 125 (Fedegán, 2017). Asimismo, es el departamento que presenta más tasas de deforestación (en 2016 deforestó 10 494 ha de bosque, ocupando el cuarto lugar de superficie deforestada en Colombia, después de Caquetá, Chocó y Meta) (Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques, 2017).

Lo anterior se convierte en una amenaza directa para la estabilidad de los ecosistemas del Departamento. Al situarse en amplios gradientes altitudinales Antioquia cuenta con una diversidad de ecosistemas, desde los marinos y la selva húmeda tropical del Urabá, hasta el bosque seco tropical, el bosque andino, el alto andino y el páramo (MADS, Informe de Gestión 2016). Asimismo, el Departamento tiene, según el Sistema de Información Eléctrica Colombiano (SIEC) el 40 % de la capacidad efectiva instalada de generación hidroeléctrica del país, lo que es considerable para las prioridades de conservación en el territorio.
En cuanto a la gobernanza ambiental, Antioquia es el departamento con mayor número de autoridades ambientales en Colombia. Esto representa una gran oportunidad de articulación y coordinación institucional para lograr un manejo integrado del territorio: el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA), integrada por el área urbana de 10 municipios; la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (CORANTIOQUIA), integrada por 80 municipios; la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (CORNARE), integrada por 26 municipios; y la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Urabá (CORPOURABÁ), integrada por 19 municipios.

Antioquia ha sufrido fuertes impactos a causa de los efectos de la variabilidad climática. Las pérdidas causadas por La Niña 2010-2011 representaron el 1% del PIB departamental, con mayor incidencia en los sectores de infraestructura y servicios. Según datos del estudio de BID-CEPAL (CEPAL, 2012), como consecuencia de inundaciones y deslizamientos, la ola invernal 2010-2011 reportó más de 170 000 personas afectadas, aproximadamente 200 de estas muertas o desaparecidas y más de 88 000 millones de pesos en pérdidas.

Por otro lado, el fenómeno del Niño que se presentó en 2015-2016 también dejó grandes estragos económicos para el Departamento. Si bien Antioquia se encuentra en la posición 15 en pérdidas económicas a nivel nacional, estas sumaron 10 689 millones de pesos, sólo por incendios forestales (DNP, 2017). Sólo la recuperación del bosque y de sus servicios podría tardar hasta 30 años y, proyectando las pérdidas potenciales de los años venideros, se estima que a nivel nacional “la suma de las pérdidas anuales de servicios ecosistémicos es de cerca de $2,9 billones, que equivale a una pérdida anual aproximada de $323 mil millones, equivalente a 0,04 % del PIB” (DNP, 2017).

En el marco de la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático (TCNCC) de Colombia, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), adelantó nuevos escenarios de cambio climático, donde se proyectaron escenarios de temperatura y precipitación a escala departamental en Colombia. Estos prevén que a 2040 la temperatura podrá aumentar en 0,8°C, mientras que a 2100 el aumento podría ser de 2,2°C. Como se evidencia en el Mapa 1, las subregiones del Departamento que presentarán cambios más drásticos serán Magdalena Medio, Bajo Cauca y Urabá.

Por otro lado, los principales aumentos de precipitación podrán presentarse en el centro del Departamento. En promedio, en Antioquia podrán aumentar las precipitaciones en un 9,3% con respecto al valor actual para fin de siglo. Las principales disminuciones de precipitación, con valores entre un 20 % y un 30 %, podrán presentarse para la subregión del Bajo Cauca para el fin de siglo (Ver Mapa 2).